Crónica de la maratón de Valencia 2015, por Eduard Barba

maraton-valencia-2015-planoLa idea de hacer un Maratón en Otoño estaba en mi cabeza justo desde el momento que terminé la de Donostia hace un año. Venía de hacer el IM de Niza y muchos compañeros me decían que me dedicará solo a correr. En cierto punto tenia curiosidad hasta donde podía llegar y decidí dedicar la temporada 2014/15 a ello. Así que me puse al lio y por el camino hice marca de 10k y de ½, rematándolo con otra marca en el maratón. Aun así, no acabé muy contento porque la cosa no estaba yendo tan bien como había imaginado a principio de temporada. Había mejorado, cierto, pero la mejora era a costa de dejar de nadar e ir en bici. Empezaron mis dudas sobre si había tomado la decisión correcta. Todo y eso durante enero y febrero aún pude volver a hacer marca de 10k y de ½.

Llegó marzo y empecé a mostrar síntomas de agotamiento. Me empezó a costar muchísimo correr rápido. Apatía, cansancio, molestias… hasta que sin darme cuenta bajé el nivel de exigencia y me dejé ir. Quizá pude estar así un par de meses, hasta que tomé la decisión. La mejor que pude tomar nunca. Dejar de ser corredor para convertirme en triatleta. Saqué el teléfono y mandé un mensaje al que sería mi nuevo entrenador:

Iván, hem de parlar. M’agradaria, si fos possible, que m’entrenessis i formar part de RAYOTEAM.

¡I tant!, me contestó. Era finales de Mayo y había mucho trabajo por hacer. Le dije que no veía margen de mejora corriendo y le propuse preparar Valencia con entrenos de tri. Me acuerdo que le dije que no me importaba la marca, que solo quería probar de prepararla de otra manera. Me dijo que solo haría 3 días de run. Creo que la cara que puse debió ser “este tío quiere que reviente”. Pero si había contactado con él era para eso, para hacer cosas distintas. Así que desde ese momento, tuve fe ciega en todo lo que él me mandaba hacer. Poco a poco fui recuperando el nivel de natación y bici que tenía para Niza y, lo mejor de todo, fui recuperando buenas sensaciones corriendo y la cabeza volvió a funcionar. Antes de empezar con el período específico para Valencia cayeron 3 triatlones y cada vez me sentía mejor. Había recuperado la ilusión por competir y estaba conociendo nuevos grandes compañeros.11393448_10208000605598768_3321299464454772374_oDesde septiembre hasta la semana del maratón, poco que decir. Entrenos, entrenos y más entrenos. No había molestias, la cosa iba muy bien y encima por el camino pude ayudar a Marc Roura a hacer marca de 10k. Menudo carrerón se marcó. Poco a poco y viendo cómo iba todo empecé a pensar que debía salir a por marca. No me lo había planteado de un inicio pero los entrenos invitaban a ello. Hablé con Iván y le pareció perfecto. Empecé a comentarlo a otros Rayos y todos coincidían, con esos entrenos no era descabellado intentar el sub 2h40. Y así llegué a los días previos del Maratón. Durante esos días todo eran dudas. ¿Salgo a ritmo? ¿O mejor un pelín más lento hasta entrar en carrera? Al final, hablándolo con Téllez e Iván decido que cada parcial de 5km se mueva entre 18.45 y 18.55. Ese sería el plan. Y con eso me fui para Valencia el día antes de la carrera. Durante esa tarde, entre muchos mensajes de buenos deseos leí un mensaje de Iván: “Sabes lo que tienes que hacer. Tienes un plan” y el de Téllez: “Sabes que puedes llegar a ritmo hasta el 32. Hazlo y a partir de allí lucha”.

El día del maratón

Duermo bien, realmente bien. Me levanto dos horas y media antes de la carrera y desayuno mi clásico café con leche y magdalenas que he ido haciendo durante la preparación. Esta vez le añado un plátano. Me cambio con la ropa preparada de la noche anterior y nos vamos con los amigos que también correrán a buscar el bus que nos acerque a la salida. Vamos con tiempo y eso me hace ir tranquilo. Un vez por la zona, visita típicas a los baños, guardarropa y a calentar. Bueno, calentar poco. Faltan 30 minutos por la salida y no hay ni una nube. El sol empieza a asomar y ya se nota que frio no vamos a pasar. Con todo eso nos metemos en el cajón de salida y me encuentro a unos chicos de Les Franqueses. Los conozco, alguno de ellos hizo 2h39 en Barcelona y decido salir con ellos. Quieren pasar la media sobre 1.19.30 y eso me va que ni pintado. Me despido de mis amigos y ya me pego a ellos. 11148702_10156217307245150_5051577879240909051_nFaltan 5 minutos para la salida y se hace uno de silencio por los atentados de Paris, muy emotivo. Poco después se da la salida para los atletas en silla de ruedas y casi sin darnos cuenta, pistoletazo y a correr. Un poco de tapón pero a los 500 metros se empieza a formar un grupo. Hay unas 4-5 chichas con dorsal Élite, alguna con liebre personal, y me quedo en la cola. Veo que el ritmo es justo el que yo quería, el de mi plan. Perfecto. Paso por el km 5 y vamos como un reloj. Por primera vez en un Maratón solo marcaré parciales cada 5 km, dividiendo la carrera en 8 tramos. Avituallamiento y aprovecho para beber un poco de agua pero somos tantos (30-40 personas en ese grupo) que se genera alguna situación de peligro (empujones, gritos…) ¡qué estrés lleva le gente encima!

Así voy haciendo pero antes del km 10 ya veo que hará demasiado calor y se empieza a sudar bastante. Decido que aparte de beber me iré refrescando la nuca. Cuando paso por el km 10 me acuerdo de la primera vez que hice ese mismo tiempo en un 10000 y como costo en su día. Hasta el km 20 la cosa va muy bien, intentando evitar los tirones que pega el grupo. Pasamos la media en 1.19.25, clavando el plan. De nuevo recuerdo la primera vez que hice ese tiempo en una ½ y lo mucho que sufrí. Ahora me veo haciéndolo en medio de un maratón y encima disfrutando.

12238529_10156217311580150_4590644599920960115_oPero aquí llega el primer percance. De golpe veo que se me desata una zapatilla, no me había pasado en 6 años y tenía que pasar hoy. Pienso rápido y acelero un poco durante un km, paro a atarme la zapatilla y acelero otro poco para coger de nuevo el grupo. Paso el parcial del 20 al 25 a mi ritmo y de 30-40 ya somos unos 10-15. Del 25 al 35 es una parte del Maratón que pega un pelín hacia arriba, así que decido regular un poco. Las piernas empiezan a saludar y me acuerdo de unas palabras que me dijeron una vez. Un Maratón no es Disney Landia y Mickey Mouse no estará en el km 30 repartiendo agua. Cuando paso por ese km, miro a la derecha, miro a la izquierda y ciertamente no lo veo. Llego al 35 y el circuito empieza a bajar. Recupero el ritmo de nuevo y hasta el 37 estoy con opciones para bajar de 2h40. Pero de golpe empiezo a tener mucha sed. Muchísima. Y en el 37,5 mis piernas dicen basta. Me da la sensación que los cuádriceps van a explotar. Sigo corriendo a lo que puedo, pero me quema la garganta. Sale el demonio que llevamos todos dentro y empieza a decirme que me pare y me ponga a andar. Que llegado a este punto la gente me felicitará igualmente y me dirá que lo que intentaba era muy difícil y que no pasa nada. Pero yo sé que eso a mí no me vale. Toca sufrir y luchar el Maratón, una vez más. Así que lo mando a pasear y sigo aunque solo deseo llegar al 40 para poder beber agua. Caen 2 botellas en ese avituallamiento. Hago números y veo que haré marca. Antes de llegar al tramo final hay una ligera bajada. Bajo como puedo y ya encaro los últimos 400 metros. Empiezo a animar y a aplaudir el público (ellos lo han hecho durante 42 km).Encaro la recta de meta y me acuerdo de unas palabras de Paco. Aprieta el culo para no hacer un tiempo con segundos bajos. Empiezan a escaparse muchas lágrimas.

Cruzo el arco de meta en 2h41’37” lanzando el puño al aire. Empiezo a frenar y mis piernas tiemblan. Me mantengo de pie con la ayuda de un hombre de la Cruz Roja. Le comento que estoy bien, me dice que ande y me suelta. Y me derrumbo. Y empiezo a llorar como un niño recién nacido. Soy feliz. Una vez más, soy maratoniano. Soy Rayo. Una vez en el guardarropa llamo a la persona que día tras día me ayuda en todo. A mi pareja, Puri. Vuelvo a derrumbarme diciéndole que lo hemos logrado una vez más y diciéndole lo mucho que la quiero.

12241552_10156217354830150_5159373171362546439_n 12238127_907384646035854_29844751600628197_o

Quizá también te interese...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>